Coltán: una visión internacionalista.

Hablar del coltán es hablar de tantos temas sin resolver, no sólo en la República Democrática del Congo (RDC), sino de la participación de la comunidad internacional, temas que causan temor y que perjudican a grandes empresas trasnacionales, es hablar de muerte y enfermedad, de explotación humana, violencia sexual… es hablar de temas políticos, socioeconómicos, medioambientales como la muerte de animales protegidos (chimpancé, gorila y elefante) que suman a los defensores de los animales al tema, así como a la investigación mineralógica y geoquímica para determinar de dónde proviene el coltán. ¿Hasta cuándo vamos a seguir permitiendo que existan todos estos problemas y crímenes impunes que a todos deberían interesar ya, pero al parecer todos voltean la cara como ha sucedido en el pasado con el genocidio en Ruanda?… y finalmente la ONU… ¿qué está haciendo la ONU al respecto?

A grandes rasgos: ¿qué es el coltán?, ¿para qué sirve?, ¿cómo se extrae?, ¿qué repercusiones ha tenido su extracción en la RDC? y ¿qué han hecho los organismos internacionales al respecto?

El coltán es la abreviatura de columbita y tantalita, es un mineral del cual a su vez se extraen los metales niobio y tántalo mismos que son utilizados en la tecnología debido a que son grandes conductores y de gran resistencia por lo que son altamente demandados para las telecomunicaciones, microeléctrica e inclusive para la industria aeroespacial y de las que resalta la industria de la telefonía celular que es donde el 60% del coltán es destinado.

El coltán se extrae en su mayoría de las minas de la RDC donde se estima tiene el 80% de reservas mundiales y dado que es un Estado donde convergen problemas políticos, históricos desde su conquista, así como a su posterior independencia, incluyendo el conflicto entre hutus y tutsis que son grupos étnicos originarios dejando un estado con grandes conflictos internos y luchas por el poder, mismo que está viviendo al día de hoy una denominada Segunda Guerra del Congo debido a la cantidad de personas que han perecido en estos conflictos (cerca de 5 millones de acuerdo a la ONU) haciendo una comparación a escala entre las guerras que ha vivido la humanidad en la Primera y Segunda Guerra Mundial con este país. Este país ha tenido en su historia y en sus conflictos la intervención de potencias mundiales para continuar en conflicto debido a la depredación de sus recursos naturales como el oro y piedras preciosas, pero actualmente es el coltán el recurso más importante ya que para el 2003 el presidente de la Reagrupación Congoleña para la Democracia, Adolphe Onusumba, declaró: “Con la venta de diamantes ganábamos unos 200.000 dólares al mes. Con el coltán llegamos a ganar más de un millón de dólares al mes”. [1]

Entonces tenemos que la RDC alberga el Estado “ideal” para la preservación de un medio en el cual se dan luchas políticas por el poder, pero más que nada por el poder para controlar los recursos naturales, en donde tenemos un estado fallido con un nivel de corrupción en el gobierno que da pie no sólo a asesinatos de sus líderes políticos desde su independencia, sino al genocidio en Ruanda en 1994 mismo que causó controversia en la comunidad internacional dado que la ONU al no poder definirlo como genocidio no intervino a tiempo durante el conflicto de los Grandes Lagos que abarca no sólo la RDC sino Ruanda, Uganda y Burundi y que ha sido el periodo donde se han dado no sólo genocidio sino la movilización de refugiados a gran escala y que hoy por hoy es el Estado que alberga crímenes abominables contra la población civil. Es un Estado donde el contrabando impera, donde se recluta a los niños no sólo como parte del conflicto bélico sino para la misma extracción del coltán, para 2011 se estimaba que por cada kilogramo de coltán morían 2 a 3 niños enterrados en las minas de lodo. Hoy en día se investiga sobre otros minerales que generan radiación y que están combinados con el coltán que a su vez provoca enfermedad y muerte por radiación a los niños y hombres que se dedican a la extracción del coltán. Por ende también tenemos un Estado donde sus instituciones están tan permeadas por la corrupción que simplemente no funcionan y parecería que no existen para salvaguardar los derechos fundamentales de los seres humanos, un contrabando con mercenarios, milicia y rebeldes pagados por países extranjeros en el pasado para aprovecharse de la explotación y comercialización de los recursos naturales mediante mecanismos de tráfico de armas y comercio ilegal de diamantes y actualmente por grandes empresas trasnacionales que son las que requieren del coltán para la elaboración de sus productos.

Y la comunidad internacional vuelve los ojos ante la ONU como el máximo organismo internacional para que intervenga en este problema y resuelva todo. ¿Qué hace la ONU? Pues la ONU actualmente logró la firma del acuerdo Marco para la paz, la seguridad y la cooperación en la República Democrática del Congo y la región de los Grandes Lagos” firmado en Addis Abeba el 24 de febrero de 2013 mismo que establece las “nuevas condiciones de juego para los actores nacionales y regionales que han intervenido en el conflicto de la RDC, haciendo un llamado a la comunidad internacional a participar como veedora y garante”. [2] Francamente no se puede criticar a la ONU o descalificar su trabajo, sino valorarlo ya que desde el reconocimiento de su intervención tardía en Ruanda en 1994 previamente mencionado y aceptado en el discurso por parte del Secretario General Kofi Annan en 2004 en donde dijo: “Nunca debemos olvidar que fracasamos colectivamente en la protección de por lo menos 800.000 hombres, mujeres y niños indefensos que perecieron en Ruanda hace 10 años”[3], no ha dejado de trabajar generando informes sobre la situación en la RDC y la regulación del origen del coltán para que sea lícito y controlado hasta llegar a la firma de este acuerdo. Habrá que retomar como ciudadanos del mundo, reconociéndonos como parte fundamental de la comunidad internacional, las palabras de Annan en ese mismo discurso “los grupos de la sociedad civil pueden desempeñar una función fundamental. Sus denuncias son a menudo las primeras alertas acerca de la inminencia de una catástrofe, y con demasiada frecuencia se hace caso omiso de ellas” en ese sentido, divulguemos la información sobre el tema del coltán, seamos cada uno de nosotros los que demos las señales de alerta informándonos más y presentando el tema en todos los foros ya que como vimos anteriormente son temas que afectan a la humanidad y que la misma humanidad podría frenar si se hace conciencia de este problema que no atañe únicamente a la RDC sino a todos, en palabras del jesuita Ferdinand Muhigirwa en el Periodista Digital del 27 de noviembre de 2008 “Si la comunidad internacional lo quisiera realmente, la guerra en la República Democrática del Congo terminaría en pocos días”. Explicando que el foco del problema y causa directa de la guerra es “el cúmulo de intereses encontrados, debido a la riqueza mineral de la tierra. “Está claro que la raíz del conflicto son los minerales, de los que se benefician las empresas mineras y los países extranjeros, pero no la población autóctona que se ve obligada a vivir con menos de un dólar al día y son estos intereses económicos y políticos los que hacen que los organismos supranacionales, como la Unión Europea (UE) prefieran que la contienda se mantenga y que “se prolongue en el tiempo de forma interminable“.[4]

abril 2013

 

[1]http://latinoamericana.org/2003/textos/castellano/Coltan.htm

[2]http://politicacritica.com/2013/04/28/el-conflicto-en-el-este-de-la-republica-democratica-del-congo-un-pueblo-victima-de-su-propia-riqueza/

[3]http://www.un.org/spanish/events/rwanda/sg_message1.html

[4] http://blogs.periodistadigital.com/religiondigital.php/2008/11/27/p205513#more205513

28 Jun 2011, Democratic Republic of the Congo --- June 28, 2011 - Bisie, North Kivu, Democratic Republic of Congo - A miner holds the raw mineral coltan from the rich deposits of Masisia territory. Coltan is a mineral used to make electronics. (Credit Image: © Lucas Oleniuk/The Toronto Star/ZUMA) | Location: Bisie, North Kivu, Democratic Republic of Congo. --- Image by © Lucas Oleniuk/ZUMA Press/Corbis
28 Jun 2011, Democratic Republic of the Congo — June 28, 2011 – Bisie, North Kivu, Democratic Republic of Congo – A miner holds the raw mineral coltan from the rich deposits of Masisia territory. Coltan is a mineral used to make electronics. (Credit Image: © Lucas Oleniuk/The Toronto Star/ZUMA) | Location: Bisie, North Kivu, Democratic Republic of Congo. — Image by © Lucas Oleniuk/ZUMA Press/Corbis

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *